Nelson Mandela, uno de los líderes más carismáticos de la época contemporánea, dijo “no hay que tener miedo al miedo”.

El miedo es inherente al ser humano y, a la vez, un mecanismo de supervivencia. Como dice el filósofo, ensayista y pedagogo español Jose Antonio Marina: “El miedo es un modo de percibir el mundo; surge de la interacción entre lo que siente el sujeto y lo que el sujeto percibe como amenazador. Existen los miedos normales y los miedos patológicos: se investiga por qué unas personas son más miedosas que otras; se analizan los miedos domésticos, los políticos y los religiosos”.

Como suelo comentar en mis clases y seminarios, el problema no es tengamos miedo. Lo relevante es que sepamos cuáles son nuestros miedos. Ponerles nombre y apellido… Si somos conscientes de que es lo que nos atemoriza y por lo tanto, qué es aquello que nos bloquea, entonces podremos transformarlo y gestionarlo de forma más eficaz. Es probable que esos miedos no desaparezcan nunca pero, con toda seguridad, viviremos mejor.

Lo verdaderamente trascendental es que el ser humano anhela vivir sin miedo. Marina considera que es la valentía la que define nuestra esencia. La valentía se mueve en el campo de la inteligencia creadora, y éste es, justamente, el punto al que os quería llevar; tenéis que ser más conscientes de cuáles son vuestros mayores temores, potenciar la creatividad y ser valientes. Como decía Nelson Mandela: «Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es quien no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo.» Como ya sabéis, suelo acabar mis posts con una pequeña de sugerencia que, espero, sea de vuestro interés. Se trata de un libro de José Antonio Marina titulado “Anatomía del Miedo”. No dejéis de leerlo.


0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *