Estaba sentada delante del ordenador, pensando cómo escribir este post que solo pretende aportar valor a las reflexiones que quiero compartir con vosotros/as. Pues bien, en mi opinión, la sencillez es el arte de “hacer fácil lo difícil” lo que me parece un acto de sabiduría e inteligencia. Para ser más precisos, la sencillez es, en realidad, la máxima sofisticación. Así de simple y, a la vez, así de complejo.

A medida que cumplo años y echo la mirada hacia atrás, tanto en lo profesional como en lo personal, no dejo de hacerme la misma pregunta: ¿por qué nos complicamos tanto la vida. Me refiero a situaciones concretas, a momentos precisos que nos producen incomodidad, enfado e, incluso rabia y angustia y que, en el fondo, pensamos que “no era para tanto”. ¿Os sentís identificados con estas reflexiones?

La vida es un camino fantástico e intenso que nos pone a prueba continuamente. Esa  es la riqueza que nos brinda. Debemos vivir esos momentos como retos aún a sabiendas de que nos aportarán felicidad y, también, sufrimiento.

Pero no me quiero poner muy trascendental. El propósito de este post es tratar de responder a una pregunta muy simple: ¿por qué nos complicamos tanto la existencia?, ¿cómo podríamos vivir de forma más liviana, sencilla…?

Este es, realmente, el punto que quiero compartir con vosotros/as. Mi experiencia me demuestra que buscamos problemas donde no los hay y que, a menudo, necesitamos crearlos para dar “un sentido absurdo” a nuestro día a día. He visto cómo la gente se atormenta por situaciones que, vistas desde fuera, piensas: “pero si tienen solución…. ¿Por qué le enojan tanto?, ¿por qué no las cambia?  ¿Qué se lo impide?

Y es aquí donde os quiero llevar: muchas veces nuestros propios pensamientos, exigencias y/o creencias nos limitan y nos producen dolor, lo que se traduce en que acabamos complicándonos la vida, haciendo difícil nuestro día a día.

Por ello, quiero compartir con vosotros/as un libro que, en realidad, es una guía práctica y de fácil lectura, obra del Doctor Miguel Ruiz (un nagual del linaje de los Guerreros del Águila), que desgrana las profundas enseñanzas de los toltecas y propone un sencillo procedimiento para eliminar todas aquellas creencias heredadas que nos limitan y substituirlas por otras que respondan a nuestra realidad interior y nos conduzcan a la libertad y a disfrutar más de la vida.

 Se basa en 4 acuerdos:

  1. Primer Acuerdo: “Sé impecable con las palabras”
  2. Segundo Acuerdo: “No te tomes nada personalmente”
  3. Tercer Acuerdo: “ No hagas suposiciones”
  4. Cuarto Acuerdo: “Haz siempre lo máximo que puedas”

Como os decía al inicio: “Hacer fácil lo difícil”

Espero que disfrutéis de la lectura

Categorías: Coaching

3 Comentarios

Alejandro · 25 mayo 2020 a las 11:53

Estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión, intentaré hacer fácil lo …..imposible!
Un beso!

David · 26 mayo 2020 a las 19:13

Es un mensaje super bonito y útil ahora y siempre! Gracias por compartirlo.

Teresa Casanovas · 9 junio 2020 a las 10:19

Sabias palabras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *